miércoles, octubre 31, 2007

martes, octubre 30, 2007

we can be Heroes!

El sábado vi, por fin, a Héroes del Silencio, sin duda alguna uno de los grupos más importantes de mi vida. Marcaron mi adolescencia y tienen mucho que ver en que a día de hoy ande metida en esto de la música. De hecho, aún conservo algunas de sus letras pegadas en las paredes de los armarios de casa de mis padres, carpetas forradas, posters... En fin, como cualquier quinceañera no? De todos modos Héroes marcaron mi vida, de eso no hay duda, no se cuantas horas me habré tirado escuchando sus canciones, intentando descifrar sus letras (a día de hoy ya ni me lo planteo, claro... ;), creyendo que ellos me entendían, aunque no me conociesen, lo típico verdad? El sábado me di cuenta, también, que mi adolescencia no fue tan especial como yo creía, al parecer éramos muchos, muchísimos los que crecimos con esta pedazo de banda, aunque yo me creyera absoluamente especial, jejje... no obstante, me volví a sentir única. Recordé que gracias a ellos había descubierto la poesía de William Blake, la obra de Warhol, había leído la maravillosa obra de Alejandro Casona "la sirena varada", Oscar wilde... todo, gracias a las referencias que ellos iban dejando en su música y que yo, ávida de sensaciones, iba recogiendo una tras otra, hecho que agradezco no sabrán nunca estos cuatro tipejos cuanto. Además, durante el concierto tuve una sensación enorme, tan buena como mala, pero grandiosa, casi de vértigo, y a estas alturas de la vida he aprendido que una sensación enorme hay que disfrutarla, independientemte de si es positiva o negativa, porque en un mundo como este, tan plano, manso y vacío, es sintiendo cosas grandes cuando uno más vivo se siente... Escuchando aquellas canciones volví a sentir,a pensar... como cuando tenía 15 años y me di cuenta de que ha pasado mucho tiempo (bueno, solo 11 años...) y de que soy muy distinta a entonces, de que nada tiene la intensidad que tenía todo entonces, y que, sin duda, ser adolescente es algo más que granos, incosciencia y un carácter insoportable, también implica esa hambre de sensaciones, esas ganas de comerse el mundo y ese bendito convencimiento de que nuestro sueño, antes o después se verá cumplido , que podemos cambiarlo todo y que lo más importante que puede sucedernos es escuchar, una vez más "sangre hirviendo" (y quizá, muy probablemente, lo sea)... Me di cuenta que tengo mucho que aprender de aquella yo inconsciente y poco realista, que madurar tal y como nos hacen creer que debemos hacerlo no es más que perderle ganas a las cosas y que, sea un error o un acierto, quiero volver a sentir las cosas así de intensamente... Estos cuatro chavales también fueron adolescentes, también soñaron y también quisieron ser músicos. Lo lograron. Quizá por ser los más inmaduros, o los más inconscientes. Yo también quiero lograrlo, que suceda o no es lo de menos, solo quiero quererlo con las mismas fuerzas, porque esa sensación ya vale más que la mayoría de cosas que nos suceden en la vida cuando nos dejamos madurar. A la mierda. el sábado fue un buen comienzo. Indescriptible. Tenía una deuda pendiente y la saldé con creces, fue bello ganar esa apuesta por el rock'n roll. sin duda, esperar 11 años ha valido la pena...

Este año, entre eso y lo de Scorpions no doy abasto para tanta ñoñería...

DEjo unas fotos de mi amor platónico adolescente, puestos a revivir... hay que joderse lo bien que le han sentado a este hombre los años!! y hablo de Joaquín Cardiel, siempre fui de caras B... ARFF!